“Con la universidad alternativa aprendes a vivir” Samuel Wagner
27 Noviembre, 2016
“Tengo todo el mundo para vivir y voy en búsqueda del mejor lugar para mí” Jordi Cos
5 Abril, 2017

Salí de Perú con la idea de hacer realidad un sueño: VIVIR VIAJANDO, y puedo confirmar como este estilo de vida afecta de forma positiva mi aprendizaje personal y mi aprendizaje del mundo. ¿Por qué arranque con Nueva Zelanda? Recuerdo que en el 2015 retorne de mi primer viaje solo fuera del país (USA) y pensé mucho la idea de iniciar otro gran viaje y embarcarme a la aventura nuevamente. Nueva Zelanda es el único país en el mundo que nos permite postular a la Working Holiday Visa, visa que te permite viajar y trabajar por el lapso de un año con la condición de cambiar cada 3 meses de trabajo. Enero 2016 luego de hacer todos los tramites, consigo coger una de las 100 visas que solo se otorga a Perú. Con visa en mano y con muchas emociones encontradas no sabía cómo dar la noticia a mis padres que me iría del país y con solo un ticket de ida. Me detenían ideas tontas, pero todas controladas por El MIEDO, miedo que no sea lo “correcto”, miedo a cómo explicar esto a mis padres, miedo de regresar y no haberlo logrado, miedo a confundirme, miedo a decepcionarme, etc, etc... Finalmente Diciembre 2016 luego de unos buenos meses discutiendo esto conmigo misma y con mi Gmail que cada tanto me recordaba que tenía la visa aprobada para viajar, es que me decido a ir por eso sin que nadie ni nada me detenga.


Ah! y también me lo recordó este mensaje de una galleta de la suerte que me dieron en un restaurante chino en Lima :)

El 4 de Diciembre de 2016 ya estaba dentro del avión lista para iniciar esta gran aventura, mi viaje tendría tres paradas: Santigo de Chile, Buenos Aires y finalmente Auckland. Ya han pasado 2 meses y 15 días viviendo en Nueva Zelanda y puedo decir que este país no deja de sorprenderme, no solo abre las puertas laborales a todo el mundo si no también te promete vivir con una excelente calidad de vida. Yo me encuentro feliz y no morí en el intento de ir por lo que quise jaja

A mi llegada a NZ no tenía idea de a qué ciudad ir ni en donde iba a trabajar. Lo que si sabía era que tenía mi comodín = ahorros de 2000 dólares que me cubrirán si necesitara algo. Igual, mucho o poco me presionaba en la planificación debido a que pasaba mis días maravillada sin creer que ya esta fuera de casa y que ahora me tocaría valerme por mi misma.


Vivencias que puedo rescatar hasta el momento:
• Usar couchsurfing por primera vez en otro país y vivir con un iraní en Auckland por el lapso de una semana, por un momento pensé que no iba ser buena idea pero que al final resultó ser un tipo bastante amable quien me ayudo con todos mis trámites (sacar mi cuenta bancaria, mi línea móvil y otros particulares (atasco de mi tarjeta de débito: ADIÓS COMODÍN) aquí en NZ.
• Tener que trabajar en un hostel 5 días en mi segunda semana de estar en NZ, para tener alojamiento gratis 1 semana después de atascar mi tarjeta de debito con TODOS mis ahorros en un cajero ATM.
• Viajar en carro 10 días desde Queenstown (Isla Sur) hasta Hahei Beach (Isla Norte) a 70 km/hra como máximo y parando cada 40 mín. o 20 mín. dependiendo de como se sintiera "Lucy" (nombre del carro). Una de las mejores aventuras de lejos que he tenido y que se los contaré a través de un vídeo próximamente :)
• Tener como mi primer trabajo la thinning de manzanas en un pueblo remoto en la Isla Sur de Nueva Zelanda. AQUÍ un poco de esa experiencia!
• Hacer por primera vez Autostop para ir a mi primer destino de trabajo, Roxbury Isla Sur.
• Vivir por primera vez en una cabin 100 x 100 m y compartir instalaciones con personas de mas de 10 nacionalidades.
• Ahora: Vivir en un playa en la Isla Norte llamada Hahei con apróx. 300 habitantes y con solo 4 personas que hablan español incluida yo.

Hasta el momento de lo recorrido NZ he tratado al 100% de involucrarme de lleno con los locales, con sus costumbres y compartir con personas muy diferentes a mí. Este es para mí el mejor aprendizaje viajando, no solo rompes paradigmas y pre-conceptos sino que también aumentas tu seguridad y tu capacidad de adaptación. Aprender viajando es el lema de Pasaporte Knowmad y lo que quiero expresar con esto es como cualquier persona puede hacer de su vida un viaje así no viva viajando. Si bien es cierto mi estilo de vida lo quiero llevar viajando, tengo claro que todos somos diferentes en la elección de como llevar nuestra vida, la diferencia está en cómo hacer que nuestros días no sean monótonos y lo sintamos únicos y llenos de aprendizaje como un viaje nos permite sentir. Como no está malo inspirarse de vez en cuando, les recomiendo ver este vídeo TEDx y ver como Carlos consigue aportar luz a su vida viéndola como si fuera un gran viaje:

Para los que decidimos emprender un viaje e intentar improvisar con este nuestro estilo de vivir, déjenme decirles que no es fácil, ya que nos encontraremos en constante incertidumbre y en constante toma de decisiones que dependerán solo de nosotros, la buena noticia es que este representara la única inversión con ganancias para toda la vida. A pesar de ser poco tiempo el que me encuentro fuera de casa, he descubierto más cosas de mi que estos últimos 25 años, no es de locos, es cierto! La combinación de estar sola, de no estar en tu país, de estar en un lugar diferente cada tanto, de tener compañeros de trabajo de 10 nacionalidades diferentes con diferentes costumbres y formas de pensar, me demuestran que valió la pena el “riesgo” que corrí al salir de esa burbuja envuelta de confort donde me sentía que estaba. Ahora puedo decir que esto es lo que buscaba y me siento feliz de estar viviendo esto y no haberlo dejado en solo un sueño. Luego de esta larga introducción :) vamos a lo que quiero contarles hoy, lo escrito aquí tiene la finalidad de convencerlos de porque deberías tener si o si al menos una experiencia de aprendizaje viajero en tu vida. Quiero contarte porque debes iniciar esta aventura así como yo y correrte el riesgo de no querer para NUNCA… conste que te lo advertí! :)


¿Cuándo inicia tu aprendizaje viajero? Pues inicia y toma muchísima importancia desde el momento en que comienzas a VIVIR BAJO TU RESPONSABILIDAD


The world is a book, and those who do not travel read only a page.” — Saint Augustine


¿Qué aprendí?:

I) Aprendí a salir de mi burbuja:
Si comparo mi yo actual con el anterior, claramente habrán muchas diferencias pero más enfocadas a mi forma de pensar y reaccionar frente a problemas. Salir de mi burbuja implico en mi salir de la monotonía y ver más allá que solo lo cómodo y seguro para ti. Decidir viajar me hizo descubrir que no solo hay un camino, sino muchísimos existentes o aun no creados. Existe un dicho muy conocido y es “El que no arriesga, no gana” y tiene mucho de verdad, sino nos decimos a atrapar esa oportunidad que está en frente tuyo así tenga la alerta de “RIESGO”, nunca sabrás si eso era para ti y te harás la peor de las preguntas ¿Por qué no lo hice? Todos tenemos sueños, algunos lo cumpliremos… otros quizás no, para mi este viaje es el inicio de mi sueño y este blog el medio para transmitirlo. Implica tomar mis propias decisiones y solidificar mi confianza en mí misma. Salir de mi zona de confort fue el primer paso de mi cambio y es una apertura para nuevas oportunidades de mejora y cambio para mí. Mi aprendizaje: Ser más independiente, pensar por mí misma y sentir el miedo como algo positivo y no negativo… ah! y si me confundo sé que puedo improvisar otro camino.

Viajar me enseña a improvisar en la vida

II) Aprendí a aprender de otros:


“En realidad no son las escuelas a las que asistí o el currículo que seguí lo que me llevo tan lejos en mi vida, es la gente maravillosa que conocí a lo largo de mi viaje que me entreno y me transformo. Las personas que conocemos a lo largo de nuestras vidas son como libros vivos en constante evolución: pueden convertirse en nuestros guías y seguirnos por el resto de nuestras vidas. Si nos ocupamos suficientemente de ellos, nos permitirán volver para aprender algo mas o reaprender de las cosas que podríamos haber olvidado a medida que avanzamos” Desde que salí de casa puedo decir que jamás me he sentido sola, por el contrario en el camino he conocido a personas increíbles con las que sigo conversando hasta ahora y algunos amigos hasta el día de hoy. Viajar crea relaciones de amistad que nacen en un día y que duran para toda la vida. La semana pasada me encontraba leyendo mi diario donde escribo todos los sucesos mas importantes de mi viaje y vi detenidamente como en cada día diferentes personas y momentos hicieron de cada día uno mejor que el otro, ya sea una tarde de playa con amigos, el saludo de una persona, la sonrisa un compañero (a) de trabajo, una conversación con una persona local, etc. Por otro lado, he aprendido a tener siempre una actitud positiva, porque esta transmite absolutamente todo, si estamos de mal humor, si estamos felices, tristes, etc y mucho mejor contagias a los demás en lo posible un poco de tu felicidad.


A fin de cuentas, la felicidad realmente depende de con qué actitud nos plantemos ante nuestra realidad

III) Aprendí a disfrutar lo ordinario de la vida:


He aprendido a valorar más todo lo que tengo y disfrutar más de las experiencias que de las posesiones. Entender el poder del agradecimiento es muy importante, he construido en mí el hábito de dar las gracias y sonreír cuando me levanto y me ha resultado una gran medicina para mi salud emocional y para mi actitud en el día. A veces puede que nuestros días se pongan un tanto automáticos, despertamos, nos bañamos, vamos al trabajo, cenamos y dormimos. Esto puede crear disconformidad en nosotros y pensar que nuestros días siempre son iguales. Podemos combatir esto a través de un claro cambio de mentalidad y aprendiendo a disfrutar más el momento presente, con todo lo que te pueda dar ya sea buenas o malas cosas, a veces gastamos mucha energía pensando en el día nuestros planes para toda la semana y el año si es posible y sin darnos cuenta nuestro día puede estar siendo consumido por mas planes que acciones presentes. Lo que podemos hacer es empezar a disfrutar y dejar de planear tanto, la felicidad no depende de que si nos compramos ese carro o de que si logramos obtener ese puesto de trabajo… no quiero mal entenderme, eso puede ser felicidad pero de 1 minuto o una alegría generada por una meta cumplida si queremos llamarlo así, pero no es la felicidad para toda tu vida, no nos pongamos condiciones para ser felices y aprendamos a disfrutar del camino y no solo de la meta final.


Disfrutar más de las experiencias que de las posesiones

IV) Aprendí a desarrollar mi conocimiento personal:


Salir de casa y encontrarme lejos me ha hecho descubrir habilidades que no sabía que tenía y asimismo responder de a pocos preguntas que tenía respecto a quien soy y a cuanto me conozco, como también generar nuevas preguntas con respuestas que aún no tengo. Personalmente, no conozco otra mejor forma de enfrentarte a miedos y paradigmas arraigados que viajando. Si aún no lo has hecho, escápate durante un fin de semana a algún lugar que te guste, si es posible alejado del ruido de la ciudad, y llévate una libreta y un bolígrafo. Verás cómo entrarás en contacto contigo mismo, escribe lo que piensas sobre ti, sobre lo que deseas, estar en compañía contigo mismo hace que saque tu verdadero yo y te conozcas mas. Viajar te pone en esa constante día a día y te permite disfrutar de tu compañía.


Viajar me ayuda aprender quien soy

V) Aumentar mi perspectiva del mundo:


Llegar a un país nuevo implica adecuarnos a un nuevo estilo de vida con costumbres y formas de pensar diferentes a las que tenías. Me refiero a dejar atrás algunos conceptos que están arraigados a ti para involucrarte en nuevos conceptos y formar uno nuevo. En estos meses me he relacionado con personas de países como Francia, Alemania, España, Uruguay, Argentina, Venezuela, Chile, Irán, Irlanda, Hawai, Brasil, NZ, Tailandia, india y finalmente nadie es diferente el uno del otro, en el interior todos somos iguales, tenemos miedos, dudas, sentimos la felicidad, tristeza, etc como todos.

Asimismo viajar te permite exponerte a vivir experiencias diferentes, y una de ellas es vivir con personas locales, ahora vivo en la casa de una familia Kiwi y paso momentos muy graciosos cuando intentamos comunicarnos, debido a la gran diferencia del acento del inglés kiwi al inglés americano, pero no quita que todos seamos una familia en compañía de los demás viajeros que también viven en esta casa.

“Viajar me da perspectiva”


Por ultimo les dejo esto que leí y que me hizo pensar y reflexionar mucho: La diferencia entre Soñar y cumplir tus sueños eres tú: Aquí 5 trucos
1- Visualizarse (donde queremos estar hay que describirlo y ser bien claro)
2- Enfoque (es mágico y conlleva sacrificio, está en tu campo de visión)
3- Compromiso (somos expertos en decirlo y no cumplirlo).
4- Trabaja (trabajar en uno mismo, en nuestras disciplinas, así sueños se atraen)
5- Diviértete.

Shares